Ozieri, en Cerdeña, es una preciosa ciudad por descubrir, situada en la mitad del centro-septentrional de la isla, en la región histórica de Logudoro, donde la cultura y las tradiciones tienen un origen lejano. Ozieri, que durante largos años se ha jactado de un hospital excelente, en el cual muchos han nacido, pero pocos lo conocen. A menudo se bordea para cruzar al otro lado o se deja a un lado el núcleo histórico, sin sumergirse en el laberinto antiguo, lleno de encanto, de un pasado que expresa belleza.

La historia de Ozieri se encuentra en los orígenes de la Prehistoria. En la cueva de San Michele, colocada en la parte alta del pueblo, se encontraron herramientas que permitían afirmar que la Cultura de San Michele ha sido la primera cultura sarda importante.

Actualmente, los utensilios encontrados se guardan en los museos arqueológicos de Cagliari, Sassari y, en menor medida, en Ozieri, en el que era el hermoso convento de las Clarisas, cuidadosamente restaurado, sede del museo arqueológico de la ciudad. en el centro histórico, se encuentran las cuevas de Carmelo, que, se cuenta que están conectadas con las de San Michele, pero que ahora no son accesibles para los visitantes.

En la gran y fértil llanura de Chilivani, donde Ozieri se consume y se pierde lentamente, y donde las familias ricas de la ciudad son propietarias de grandes extensiones de tierra, destaca la Basílica de Bisarcio, austera y solitaria. Románica, aúna en ella los estilos de los maestros que trabajaban allí.

En los últimos tres años se están realizando importantes excavaciones alrededor de la basílica para sacar a la luz el antiguo pueblo de Bisarcio. Siempre en el campo de Ozieri y cerca del distrito de San Nicolás, hay muchos testimonios de nuragas y romanos.

Además de las atractivas nuraghe de Burghidu, hay otros abandonados y en una degradación fuerte. Impresionante es el puente romano Puente Ezzu, con seis arcos y 90 metros de largo, que servía como enlace entre la antigua Cagliari y Olbia, inmerso en un contexto paisajístico de gran belleza con el que los habitantes de la zona están estrechamente vinculados. En el interior del barrio de San Nicolás, construido en los años 70 y que ahora hospeda a más de 3000 habitantes, se encuentran los restos de la poderosa nuraghe Sa Mandra ‘e Sa Jua, contenidos por los edificios circundantes.

De absoluto valor estético y arquitectónico es el centro histórico. Las antiguas familias nobles y ricas han dejado fuertes señales de la propia riqueza en las viviendas que se suceden en el núcleo histórico urbano.

Ozieri, en Cerdeña
Ozieri, en Cerdeña
Ozieri, en Cerdeña

Se perciben claramente las influencias españolas y neoclásicas y una placa que conmemora que Francesco Ignazio Mannu, que escribió los versos de “Procurar y moderar”, nació y vivó en un bonito edificio, entre la plaza Cantareddu y la fuente Grixoni. Calles elegantes, llenas de imponentes edificios, a menudo acompañados con terrazas (galerías del del siglo XIX) se alternan con callejuelas estrechas, escaleras empinadas y bajadas pronunciadas, con casas más humildes, pero aún con la capacidad de contar debidamente la dureza de la vida en el siglo XIX.

Ozieri, en Cerdeña

Entre ellos se encuentra la Casa Bellu, en el barrio de Corralzu, cuya visita es un emocionante salto en el pasado. Las mismas familias, propietarias de los edificios más importantes, poseían elegantes villas en las colinas de Ozieri, donde amaban pasar el verano. Es reciente la publicación del interesante estudio sobre las mansiones, acompañadas de capillas, fuentes, establos, llevada a cabo por Pierpaolo Peralta y Sebastiano Porcu, que dan a la comunidad el conocimiento de una realidad ya olvidada y oculta en el silencio de la vegetación detrás del país.

Ozieri, en Cerdeña

Por las calles de la ciudad y en el campo, también es posible encontrar, desde 1995, las obras de artistas internacionales en el Museo al Aire Libre de Escultura Contemporánea La Piedra y el Hierro, un espacio dedicado al escultor Lorenzo Guerrini. Además, la oferta de los museos es variada: el Arqueológico (alberga una rica colección numismática), el Diocesano (abierto los fines de semana), donde es posible explorar la historia antigua de la diócesis y disfrutar de algunas obras del siglo XV del famoso Maestro de Ozieri, la pinacoteca que alberga las obras de los pintores de la ciudad, incluyendo a Giuseppe y Pietro Altana Tinu.  También se pueden encontrar el Museo de la Molienda y Panificación, el Museo de la Civilización y el importante Centro de Documentación de la Literatura de Cerdeña, que custodia los manuscritos más conocidos de  los poetas de Ozieri del Siglo XVIII.

En Ozieri, la gastronomía es también notable: el famoso pan fino, los suspiros, los cupuletes, el chocolate, la greviera, la cebolla y el vino. En las colinas detrás del pueblo hay numerosos viñedos, cultivados con pasión. La producción vinícola es, en gran parte, obra de empresas privadas que cultivan la variedad típica del territorio, incluyendo el Alvarega (vino producido históricamente por las familias nobiliarias de Ozieri), cultivado y custodiado por los viticultores, sujeto a una mejora constante de la actividad  por parte de la homónima Asociación, mientras que solo hay un viñedo que produce y comercia un Cannonau DOC: el Suelzu.

Ahora se ha convertido en un evento imperdible, en el paisaje de la isla, la hermosa fiesta de Su Trinta ‘e Sant’Andria, que se lleva a cabo, por lo general, el último sábado del mes de noviembre. En esta ocasión, la comunidad de Ozieri abre las puertas de más de treinta bodegas,  situadas en el maravilloso centro histórico. Los visitantes llegan de todos los lugares de Cerdeña para celebrar el primer anticipo del vino nuevo y revivir la que ha sido una de las tradiciones más antiguas del país.

Desde hace dos años está operativa la asociación de promoción social Rural Heritage- Tour & Food in Logudoro, nacida con el objetivo de crear una red de los operadores turísticos y vino-gastronómicos de Logudoro, con el fin de crear un sistema turístico, sostenible y a la vanguardia de las demandas del mercado. La esperanza es la aparición de un nuevo destino turístico, en línea con el carácter natural del territorio de Logudoro, que pueda dar una nueva vida a esta parte de Cerdeña, rica en cultura y tesoros por descubrir.

Donde dormir: Amariglio Bed&Breakfast Ozieri

5/5 - (4 votos)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.